Entradas populares

domingo, 12 de junio de 2016

Otras cosas II (Hace tres años)

Mi nombre es Picasso. Hasta ayer, sólo era un número que vivía en una jaula. Estaba con otros perros, que me mordían y no me dejaban comer. Por eso tengo tantas heridas y estoy tan delgado.
En pocos días decían que me iban a dormir, porque los perros como yo "no tienen salida".
En el lugar donde vivía hace años, me hacían mucho daño. Por eso me escapé. Huí a un lugar donde pasaban muchos coches, y como ponía en peligro a los demás, me dieron caza. La persecución fue muy larga, y como soy muy rápido, me dispararon muchas veces con dardos tranquilizantes.
Después me atraparon y me encerraron en esa apestosa jaula, donde mis heridas se infectaron porque apenas limpiaban.
Anteayer, vinieron unos hombres y me sacaron a rastras de la jaula, me pusieron un bozal, me vacunaron. Después me entregaron a Malena y a Manolo, que me metieron en un coche... Yo sólo quería escapar, tenía miedo de que me pegaran otra vez, y mis heridas no me dejaban moverme. Un simple roce me hacía ver las estrellas.
Al bajar del coche,  intenté escapar de nuevo, y me golpeé la cabeza contra un muro, y empecé a sangrar por la boca. Me volví loco del dolor, y mordí la pierna de Malena.. Creo que ya me ha perdonado.
Ahora estoy en un jardín grande, y duermo en el garaje. Me invitan constantemente a entrar en casa, pero no me fío... Creo que me quieren pegar otra vez.
He escuchado a Malena decir que en dos días he avanzado mucho, estoy comiendo como un burro, aunque todavía tengo la barriguita muy suelta.
Todavía no he movido el rabo. No se que me pasa, que no puedo sacarlo de entre mis patas.
He oído que habláis con Malena constantemente, dándole consejos  para que me recupere. Creo que es muy pesada con vosotras, pero gracias a a esas llamadas y normas que le hacéis seguir, hacéis que confíe mas en ella.
Dicen que no puedo salir de aquí hasta que sea mas sociable. Me queda mucho trabajo por hacer, como aprender a pasear con correa, jugar, y recibir caricias sin asustarme.
Bueno. Me despido de vosotras, aunque me gustaría que algún día vinierais a verme. Cuando sea capaz de mover el rabo por primera vez, os escribiré para contároslo.
Un Lametón muy fuerte Madrinas.

 PD:  LO DE ACONSEJARLE A MALENA, DE QUE ME CORTARA LOS HUEVOS, OS LO PODRÍAIS HABER AHORRADO.
 
Cuando llegó.


Hoy:
 





No hay comentarios:

Publicar un comentario